Ir al contenido principal

IN MEMORIAM DEL ARQUITECTO FERNANDO RAMÓN



EN ABRIL DE 1983 TUVE LA OPORTUNIDAD DE HABLAR CON FERNANDO RAMÓN, ARQUITECTO QUE HIZO EL PROYECTO DEL MONUMENTO A ANTONIO MACHADO EN BAEZA, ESE ORIGINALÍSIMO FANAL DE HORMIGÓN COLGADO SOBRE EL VALLE DEL GUADALQUIVIR Y QUE DA LA ESPALDA A LA CIUDAD, SI BIEN A ÚLTIMA HORA, YA QUE LA IDEA ERA QUE ESTUVIERA CERRADA ESA FACHADA TRASERA DEL "MONUMENTO" QUE DA A BAEZA, LE ABRIÓ UN HUECO RECTANGULAR, TAL COMO ME EXPLICABA. 

ACABA DE LLEGARME LA NOTICIA DE SU MUERTE A TRAVÉS DE LA SIGUIENTE NECROLÓGICA DEL DIARIO "EL PAÍS" QUE REPRODUZCO. DESCANSE EN PAZ.
ANTONIO CHICHARRO



‘IN MEMORIAM’

Fernando Ramón Moliner, defensor del espacio público

Luchó por un concepto humanista de la arquitectura y recibió el único Premio Nacional de Vivienda que se ha fallado




Fernando Ramón Moliner, arquitecto, premio nacional de Vivienda en 2009.
Fernando Ramón Moliner, arquitecto, premio nacional de Vivienda en 2009.

Tuvo Fernando Ramón Moliner (1929-2017) la suerte de nacer mecido por las palabras y crecer aprendiendo de su sentido más terrenal, hasta desarrollar su trabajo sin caer nunca en el desánimo, con el mismo rigor y coraje con el que vio progresar el de su madre, María Moliner.
Regresó a la arquitectura en España con Mari, su mujer, después de haber vivido en Inglaterra lo que marcaría para siempre su manera de entender el oficio del arquitecto: trabajar pensando en los demás. El Habraken de los primeros tiempos, Turner, Goodman, Schumacher, Gaviria... Fernando Ramón y un puñado de pensadores en el mundo avanzaron a comienzos de los setenta el ideario en el que fundamentar una mínima y saludable calidad de vida en la vivienda, en el espacio público: otra forma de entender la vida en la ciudad de todos.
Desde su Miseria de la ideología urbanística, Moliner reclamó la socialización del espacio público y su influencia sobre el alojamiento, un espacio que comenzaba a ser secuestrado por la inmensa sombra del capital. Defendía con ello el derecho de todos a la luz natural, al sol, al murmullo de los árboles y a no pasar frío ni calor en las casas, solamente utilizando el poder de la normativa y el rigor en la aplicación de los factores que hacen posible el confort. Reclamó el derecho a disfrutar de las cosas más sencillas, exigiendo para todos un lugar seco y ventilado donde habitar, donde el sol de la mañana y la brisa en las noches del verano acompañaran los sueños de sus usuarios.
Su sentido del común le llevó a practicar el oficio por encima de todo con humildad, a volver la espalda a lo que se apartara de la necesidad de hacer con honestidad una arquitectura volcada en los demás. El desencanto con quienes deberían haber dado ejemplo fue haciéndole metálico, cada vez un poco más huraño e incómodo al poder, cada vez un poco más escéptico pero más sabio e irónico, cada vez…
Como profesor en la Escuela de Arquitectura de Madrid le conocimos sus discípulos, pues de discípulos nos tratamos los escasos seguidores que tenía entonces su manera de abordar el trabajo del arquitecto, tan poco espectacular, tan comprometida. Recalando unos años en el Ministerio de Obras Públicas iluminó el futuro de nuestra vivienda social con un estudio de la casa en España, y unos cuadernos a modo de manuales que descifraban las claves de la arquitectura más honrada, aquella que practicó toda su vida con el único fin de mejorar la existencia a sus semejantes.
En 2009 recibió el Premio Nacional de Vivienda, cuando desde un ministerio se volvió a poner en la agenda de todos los poderes las cuestiones de la vivienda. Fue el único Premio Nacional de Vivienda concedido, pues no se volvió a convocar. Pero si había una persona que lo mereciera de verdad, era Fernando Ramón Moliner.
Ahora una brisa se ha llevado al maestro; la misma brisa que defendió para todos en sus casas, la misma que mecía las hojas de los olivos del verano en su Pobla de Montroig, y secaban el barro de los Oriola, como le gustaba firmar sus cerámicas. Aunque no se le oyera seguía ahí, y nos tranquilizaba su existencia. Ahora estamos un poco más solos.
Javier Ramos Guallart, arquitecto, fue secretario general de Vivienda.

Entradas populares de este blog

ANTONIO MACHADO Y FEDERICO GARCIA LORCA: PALABRAS PARA UN HERMANAMIENTO

La ya larga serie de hermanamientos y homenajes que se viene celebrando en Fuentevaqueros, entre el poeta de Granada y otros poetas que comparten la patria de nuestra lengua y el común horizonte de la palabra salvadora de la poesía de abierta proyección estética e histórica, resulta una suerte de intervención, dicho en téminos arquitectónicos, en la memoria de Federico García Lorca y en la del resto de poetas hermanados. Dicha intervención, pues, habla más de nuestro comportamiento que de los poetas en cuestión, puesto que se trata de establecer por determinado tiempo una especie de identidad común que, por múltiples razones generalmente fundamentadas, consideramos necesaria. Está bien, puesto que el pasado existe en nuestro presente, que intervengamos sobre él y escribamos constantemente a modo de palimpsesto sobre la vieja página que un día la historia escribiera para decirnos a nosotros mismos y decir nuestra historia y tanto hablar de nuestro tiempo como construirlo. En este se…

AUTOBIOGRAFÍA DE ANTONIO MACHADO ESCRITA EN BAEZA EN 1913

AUTOBIOGRAFÍA DE ANTONIO MACHADO 
ESCRITA EN BAEZA EN 1913

Biografía

Nací en Sevilla el año de 1875 en el Palacio de la Dueñas. Anoto este detalle no por lo que tenga de señorial (el tal palacio estaba en aquella sazón alquilado a varias familias modestas) sino por la huella que en mi espíritu ha dejado la interior arquitectura de ese viejo caserón. En mi próximo libro hablo de él, sin más datos que mis recuerdos infantiles.
Desde los ocho a los treinta y dos años he vivido en Madrid con excepción del año 1899 y del 1902 que los pasé en París. Me eduqué en la Institución Libre de Enseñanza y conservo gran amor a mis maestros: Giner de los Ríos, el imponderable Cossío, Caso, Sela, Sama (ya muerto), Rubio, Costa (D. Joaquín —a quien no volví a ver desde mis nueve años—). Pasé por el Instituto y la Universidad, pero de estos centros no conservo más huella que una gran aversión a todo lo académico. He asistido durante veinte años, casi diariamente a la Biblioteca Nacional. En 1906 hice oposic…

BIBLIOGRAFÍA DE JOSÉ RODRÍGUEZ MOLINA RELACIONADA CON LA HISTORIA Y CULTURA DE BAEZA

José Rodríguez Molina, Profesor Titular de Historia Medieval de la Universidad de Granada, ha dedicado gran parte de su larga y profunda actividad investigadora al mejor conocimiento de la historia y cultura de Baeza, entre otros dominios de estudio históricos relacionados con Jaén, Granada y Andalucía, generales y particulares como, por ejemplo, sus estudios de frontera. De sus más de 150 estudios publicados, ofrezco la siguiente selección (para un acceso a la lista completa de sus publicaciones, véase

http://www.medievalugr.es/index.php?option=com_content&view=article&id=6:curriculum-de-jose-rodriguez-molina&catid=4:area-de-historia-medieval)


Introducción al estudio del obispado de Baeza-Jaén, según el Códice Gótico del siglo XIII de la Catedral de Jaén, Granada, 1972, 250 págs. (Inédito).

El obispado de Baeza-Jaén en la Baja Edad Media. Aspectos económico-sociales, (Resumen de Tesis Doctoral), Universidad de Granada, 1974, 40 págs.

"Patrimonio eclesiástico del obispad…